Tomando el nombre de la técnica que utilizamos (Luz Pulsada Intensa), el IPL es un tratamiento médico dermatológico destinado a mejorar nuestra piel.

La luz pulsada intensa actúa sobre la piel eliminando pequeñas imperfecciones, estimulando el colágeno, obteniendo después de cada sesión una piel limpia, luminosa y rejuvenecida.

En el tratamiento con IPL se aplica una fuente lumínica de alta intensidad, que elimina selectivamente en la piel elementos pigmentados como manchas y daños vasculares, también disminuye el tamaño de los poros y la profundidad de las arrugas, favorece la generación de colágeno en la dermis y también mejora la textura de la piel.

Se puede aplicar en cara, manos y escote y se puede combinar con otros tratamientos láser, simultáneamente (colorante pulsado, Nd:YAG, Q-Swicht, CO2) para optimizar los resultados.

Se trata de un tratamiento rápido (60’), y compatible con la vida laboral y social.

Previo al inicio del tratamiento un profesional valorará su tipo de piel, manchas ya sean vasculares o pigmentadas, y confeccionara una estrategia de tratamiento adecuada y personalizada.

Durante el tratamiento se puede sentir una ligera molestia, siempre tolerable, que su terapeuta se encargará de aliviar mediante la aplicación de frío para hacerlo más confortable.

Inmediatamente después su piel aparecerá algo enrojecida, con sensación de calor y con las lesiones pigmentadas algo más oscurecidas.
Los días posteriores al tratamiento se producirá un ligero descamado y progresivamente las manchas e imperfecciones irán desapareciendo.

Pin It on Pinterest

Share This