Las personas que no pertenecen a los servicios implicados también son “lábiles”, es decir, también tienen que demostrar cierta “empatía” hacia el esfuerzo que tiene que realizar el personal digamos “experto”, ya que éste se tiene que hacer cargo de innumerables tareas que no son las suyas propias, existiendo el “peligro” de claudicar psicológicamente.

Todo esto nos lleva a un “estrés” a la deriva, es decir un estrés por ambas partes, difícil de gestionar por todo lo que lo envuelve.

Nuestros objetivos principales eran: proporcionar las bases para instruir a personal inexperto en Uci para adquirir las habilidades necesarias y cumplir con las expectativas del cuidado del enfermo crítico y conseguir una seguridad y un aprendizaje óptimo para el personal sanitario de otras áreas de salud que por motivos de pandemia ofrecen su servicio en la Unidad de Curas Intensivas.

Estos objetivos no se han cumplido por diversos motivos, pero si se han cumplido otros que no esperábamos: trabajo en equipo, complicidad, apoyo, y todo eso no se consigue si no somos conscientes de la importancia de saber conservar cierta humildad, bajar del pedestal e ir todos a una, con comprensión mutua y en ocasiones con mucha paciencia.

Más información: https://www.nus.agency/blog/los-caminos-del-coach-en-tiempos-de-pandemia/ 

Pin It on Pinterest

Share This